TANTRA, El arte del amor y el éxtasis

Introducción

La antigua vía tántrica oriental contempla el amor como algo sagrado y la sexualidad como un camino para el éxtasis. El sexo tántrico tiene como fin disfrutar del placer en toda su esencia y presta atención no sólo a los genitales, sino a todo el cuerpo. Personas en plena madurez sexual, entre 35 y 55 años, se acercan a esta disciplina en busca de una renovación en su vida sexual.

De la tradición budista a los juguetes sexuales

Los lectores veteranos ya sabéis que en la revista nos interesan las «experiencias cumbre» sin drogas. Es decir, los estados extáticos que puedan surgir de forma natural, sin el recurso de la ingesta de sustancia alguna. El sexo suele formar parte de estas experiencias, y forma parte también del tantra tradicional, en el budismo vajrayana.

En el tantra aparece la práctica del «maithuna», que describe la unión sexual en un contexto ritual, junto a otras sustancias festivas que se utilizaban en la «puya» o ritual de adoración a un dios. Las prácticas tántricas relacionadas con el maithuna requieren ante todo tiempo, así como cierta práctica (yoga, pranayama, meditación) antes de profundizar en la relación, la intimidad y la pasión.

En Occidente, este arte del amor consciente es una buena guía de prácticas amorosas que podemos adaptar a la forma de ser de los occidentales.

Shiva y Shakti, las fuerzas creadoras masculina y femenina del Universo, que se funden con el tantra en un prodigioso abrazo. Las prácticas tántricas nos hablan de transformación de los factores negativos (deseo, odio, codicia, orgullo) convirtiéndolos en parte del camino espiritual. Este es el camino del budismo tántrico, que transmuta los venenos en «amrita», el jugo de la vida, el néctar de nuestra auténtica naturaleza.

Ahora bien, ¿qué demonios tendrá esto que ver con el punto G, con los juguetes sexuales y el sexo recreativo, con la masculinización de Shakti en las relaciones, con la sexualización social, y un larguísimo etcétera como poliamor, humming, reproducción asistida, kokigami, ghosting?

Lo iremos viendo en sucesivas entregas.

Cuatro pilares

Como decimos, la finalidad del sexo tántrico no es otra que disfrutar del placer en toda su esencia, prestando atención no sólo a los genitales, sino a todo el cuerpo en su conjunto. Sin embargo no es tan nuevo: se trata de prácticas. no sólo sexuales. que forman parte de una filosofía de vida nacida en Oriente hace más de 4.000 años. Y la parte sexual es tan sólo una pequeña parte de ella. En Occidente, esta corriente se fundamenta en cuatro pilares básicos:

1. Aceptarse a uno mismo y a los demás tal como son.

Si tú no te aceptas como eres, no podrás disfrutar plenamente de la vida. Lo mismo ocurre en el sexo: si no te aceptas a ti mismo con tus virtudes, tus defectos, tus capacidades y complejos, ni tampoco a la persona que tienes enfrente, no podrás disfrutar plenamente de tus relaciones sexuales.

2. Presencia en cada instante.

Estar presente en el momento con los cinco sentidos. Es decir, para vivir la vida plenamente tienes que estar absoluta y conscientemente en ella. Este principio extrapolado al sexo significaría lo mismo: si estás en una relación sexual con los cinco sentidos, la disfrutarás mejor y más satisfactoriamente que si sólo estás por estar o por obligación.

3. Expresar pensamientos y sentimientos.

La tercera llave de la filosofía tántrica es expresar lo que sientes y piensas. Para poder dar y recibir es necesario decir lo que cada uno quiere y siente en un momento determinado. En el sexo también. Tal como afirma Jiménez, «la realidad es que todas las personas practicamos el sexo en base a nuestras experiencias e historias de vida. Cada uno somos un mundo y por tanto, cada relación sexual también lo es». De este modo, es necesario saber pedir lo que queremos y lo que nos gusta, lo que nos apetece en cada momento, así como escuchar también a la persona que tenemos delante.

4. Movimiento armónico y fluido.

O lo que podríamos denominar cómo alcanzar el equilibrio. Es decir, acompasar tu energía y tus ritmos con los de la otra persona para poder fluir y estar en armonía.

La práctica y los mitos

Mucho hemos oído hablar del sexo tántrico pero en cambio, sabemos poco de él. Esta práctica sexual está llena de mitos y de falsas creencias. Por ejemplo, que sólo con que dos personas se miren a los ojos pueden tener un orgasmo o que para practicarlo se requiere horas y horas, o que su único objetivo es retrasar la eyaculación. Incluso, en ocasiones, se confunde también con el Kamasutra. Sin embargo, nada o muy poco tiene que ver con todo esto.

«La meta no es el orgasmo», afirma Alicia Gallotti, escritora especialista en sexualidad y autora del libro Sexo y tantra, «sino la energía sexual que transmiten los dos cuerpos, aprender a disfrutar del sexo sin etiquetas, sin tabúes, sin presiones ni ansiedad. Disfrutar con libertad», añade esta especialista.

Actualmente, en nuestra sociedad, entendemos el sexo como si fuera una clase de gimnasia o como un examen que hay que pasar con buena nota, pero el sexo tántrico te enseña a olvidarte de todo esto. «Se aprende a prestar más atención a los besos, a las caricias, a las miradas, a disfrutar de una forma más paciente, más plena y consciente de toda la energía que sienten dos cuerpos en un acto sexual, a no centralizar todo en la búsqueda del orgasmo ni a tener que alcanzarlo rápido y desesperadamente. En general, sexo tántrico supone potenciar los sentidos», insiste la escritora.

Kundalini: la energía sexual

Una de las patas fundamentales en la que reposa esta filosofía tántrica es la energía conocida como Kundalini. Una fuerza invisible deriva de toda esta parte mística y energética del tantra. Se trata de una energía para avanzar espiritualmente y desbloquear los miedos y ataduras de la mente. Su objetivo es la limpieza de los chakras y el desbloqueo de algunos estados emocionales. También aseguran que esta fuerza ayuda a mejorar nuestra sexualidad y a vivirla con mayor intensidad.

La energía Kundalini se representa en el tantra como una «serpiente» que reposa en el perineo o primer chakra. La serpiente debe despertar y elevarse, pasando por todos los chakras. Es decir, la energía sexual que parte desde el primer chakra tiene que ascender por todos los demás, desbloqueando cada uno de ellos hasta conectar con el último.

Dicho de otro modo, la energía sexual es muy potente, mueve muchísimo a las personas muchísimo y, por tanto, si nosotros tenemos algún bloqueo emocional, esa fuerza no estará bien canalizada. Por tanto, se trata de vivir en un buen equilibrio emocional para que esa energía sexual esté bien enfocada, sin ataduras, que sea natural. O lo que es lo mismo, y traducida a nuestra sociedad, poder vivirla plenamente sin prejuicios, sin tabúes y sin miedos. Y así, disfrutar también libremente de todas tus relaciones sexuales. Tal como se afirma en el sexo tántrico, «vivir la sexualidad sin presiones, sin miedos ni prejuicios».

Contención de la eyaculación

Esta es una de las claves de esta práctica. Hay muchas técnicas, por ejemplo los ejercicios de Kegel que ayudan a tener control sobre toda la musculatura pubococcígea. Una forma muy esquematizada de explicar cómo ejercitarse para controlar la eyaculación, es la siguiente: la primera fase es entrenar la musculatura mencionada, después de detectarla, hay que llenar los pulmones, retener la respiración, contraer ese grupo muscular, y después soltar el aire y relajarse.

Estos pasos hay que hacerlos durante un tiempo para tonificar bien la zona. Mientras, se puede ejercitar la masturbación y, antes del punto de no retomo eyaculatorio, se para y así baja un poco la excitación; se vuelve a continuar con la estimulación hasta volver a alcanzar el nivel de excitación previo al punto de no retomo. De esta forma, se elimina el hábito de eyacular con rapidez.

La última fase consiste en estimular el pene, cuando se acerca el punto de no retomo. Justo ahí, en lugar de parar la estimulación, se detiene la respiración, se aprieta la musculatura y, aunque siga estimulándose, se tendrá un orgasmo, pero no se eyaculará.

Como se dice en los Talleres de Tantra occidentales, el problema de la eyaculación precoz suele estar provocado por cuestiones psicológicas. Por ejemplo, hay hombres que se acostumbran desde pequeños a masturbarse rápido para que no les pillen. Lo que hay que hacer es cambiar ese hábito mediante la práctica. Si además fortalecemos la musculatura pubococcígea, combinada con la respiración y práctica, podremos alcanzar el clímax sin eyacular. El orgasmo está en el cerebro.

El tantra tradicional asegura que la eyaculación es una pérdida de energía para el hombre. Sin embargo no todos los especialistas occidentales están de acuerdo con eso.

La respiración

Uno de los aspectos fundamentales para practicar sexo tántrico es la respiración: si la acompasamos y sincronizamos con la de nuestra pareja «se podrá estar en la misma frecuencia, en la misma sintonía.

Según el tantra, lo que se potencia con la respiración es aumentar y prolongar la conexión que existe entre las dos personas. Dicho de otro modo, intensificar el encuentro sexual entre los amantes, usando los pulmones como una herramienta que hasta ahora despreciábamos.

Para ello, lo primero que hay que hacer es sentarse uno enfrente del otro mirándose a los ojos. Una vez así, se empieza a acariciar el cuerpo de la persona que tenemos delante, siempre uno frente al otro y sin dejar de lado la respiración. «Es muy difícil mantener la mirada, nos suele provocar mucha vergü enza», comenta Gallotti. Prestar atención a la respiración es clave para equilibrar los cuerpos, para relajarlos y para que así «el sexo empiece a ser algo tranquilo, sosegado y no una competición», añade.

Por otro lado, y a la vez que acaricias el cuerpo de la pareja, hay que detenerse en otras partes del cuerpo en las que quizá nunca habías reparado, pero sin dejar de lado la armonía de las respiraciones. De esta forma, se potencian mucho más los sentidos y puedes, por tanto, sentir más placer en todo el cuerpo y no sólo en los genitales.

También son aconsejables los masajes, pero no los relajantes, sino los estimulantes. El objetivo no es desconectar, sino mejorar la excitación; no de una forma rápida sino progresiva, poco a poco y siendo consciente de lo que se hace y se piensa en cada momento. Así, se disfrutará del placer de todo el cuerpo, e incluso se puede llegar a tener otros orgasmos. «El clímax está en la mente», defiende el profesor Jiménez.

Meditación

La meditación fortalecedora es uno de los secretos tántricos más profundos y, a la vez, más simples para mantener la energía amorosa en una relación. Es una forma física de comunicación que practican los tántricos por lo menos dos veces al día. Las parejas occidentales que están separadas durante el día practican este ejercicio normalmente por la mañana, antes de levantarse, o bien al final de la jornada de trabajo, cuando vuelven a verse, o antes de dormirse. Esta conexión puede ser o no sexual; su objetivo consiste estrictamente en nutrirse el uno al otro e intercambiar energía e intimidad.

Las parejas acostumbran a tener una actividad sexual de «todo o nada». O lo «hacen», y van hasta el final, o no hacen nada. Por alguna razón, muchas parejas piensan que el placer de besarse apasionadamente, de tocarse el uno al otro, debe llevar a sólo una cosa.

A menudo la meditación fortalecedora crea una actitud en las parejas y un ambiente a su alrededor que les hace más abiertos a una unión sexual de lo que podrían haber estado antes. Si el tiempo lo permite, muchas parejas continúan este rito hasta llegar a una expresión sexual completa. Pero el acto sexual no es el objetivo de esta comunicación particular, y no debería ser su expectativa.

Para practicar esta meditación, la pareja adopta la «postura fortalecedora ». Para ello deben tumbarse sobre sus lados izquierdos (por razones del fluir de energía, según los textos tántricos), juntos y con el de dentro dando la espalda al que está en el exterior (en forma de cuchara). El que está dentro queda envuelto por los brazos del que está fuera.

A veces el hombre estará dentro envuelto por la mujer, a veces la mujer estará dentro envuelta por los brazos del hombre; quien sienta más necesidad de ser nutrido, quien haya sobrellevado más estrés ese día o quien esté más cansado, deberá estar dentro.

Armonía y energía. Chakras, yantras…

El propósito de esta postura es crear el equilibrio necesario para la armonía, para favorecer la sincronización en la pareja, para ajustar sus energías separadas de modo que vibren en la misma frecuencia. Juntos de esta forma, con sus chakras alineados de frente a atrás, los dos cuerpos se afinan el uno al otro y se logra el equilibrio entre ellos. La postura variará ligeramente de una pareja a otra, según las preferencias y las dimensiones de las personas, pero en todos los casos la comodidad es esencial.

Practica tres respiraciones completas (inspirar, mantener, espirar, mantener) en cada chakra, empezando en el del nivel del corazón. Después centra la atención sobre el chakra del entrecejo, luego sobre el chakra de la base de la columna vertebral. De ahí concéntrate en cada chakra por orden ascendente, pasando de largo los chakras del corazón y del entrecejo que ya han sido visitados. Es importante que ambos os concentréis en los mismos chakras a la vez.

La meditación fortalecedora permite que las parejas se comuniquen al menos de tres modos: de forma consciente, piel a piel; a nivel respiratorio, respiración a respiración; y del modo más sutil, chakra a chakra. Con el tiempo tal comunicación regular crea un tipo de sinergia entre los chakras de la pareja.

El hecho de centrarse en los focos de respiración y de energía parece crear una energía propia. Cuando la pareja completa esta postura meditativa, tienen más energía que cuando empezó el ejercicio.

Cuando hayáis completado esta meditación (que debería durar unos diez minutos), podéis utilizar otro medio tántrico de comunicación. Miraos. Mirad dentro del otro. No habléis: simplemente mira a la cara del otro. Advierte que ahora los ojos de tu amante irradian luz–otro efecto de la meditación fortalecedora–: la luz del amor cuando existe armonía.

Se pueden utilizar yantras o mantras para concentrar juntos las mentes, o cualquier forma de meditación.

Juegos en la relación

En este tantra para occidentales se considera a los miembros de la pareja como compañeros de equipo, lo cual es bastante sorprendente si pensamos que el yoga tántrico ha existido durante miles de años, mientras que para nosotros la idea de «igualdad» en la relación de pareja es bastante nueva.

Somos compañeros de equipo que compartimos una vida que es nuestro «campo de juego», y parecería obvio que jugásemos según las mismas reglas, pero muchas parejas no lo hacen.

Por «reglas» no entendemos un conjunto de leyes estrictas que dictan cómo deben ser las cosas, o quién debe hacer qué; después de todo acabamos de referirnos a la relación como un juego. Pero también los juegos se definen según parámetros, y es eso lo que cada relación nos pide: una comprensión mutua del juego y sus parámetros.

Hace unos años, el sociólogo Josep Vicent Marquès pronunció un axioma de creciente actualidad: «No hacer el amor si lo que se quiere es hacer otra cosa». ¿Es un romance veraniego o estamos construyendo un futuro juntos? ¿Qué deseas de tu pareja? ¿Cuál es tu papel? ¿Cuál es el papel de tu pareja? ¿Quién es el director del juego? ¿Quién señala las jugadas? ¿Es este el juego que pensabas que era cuando fichaste? ¿Disfrutas de él?

Naturalmente, los parámetros generales que fijes pueden ser cambiados al cambiar la relación, pero no de forma unilateral. Tú y tu pareja debéis redefinirlos juntos. Y existe una regla de oro que nunca puede cambiarse: mantener la armonía en la relación compartiendo de forma íntima. Esto se puede lograr sexualmente, pero también de otras formas, con la meditación fortalecedora, por ejemplo. Es una experiencia para compartir muy importante, que permite intercambiar las energías más profundas.

También te puede interesar:
https://mujerzona.com/fantasias-eroticas-que-trajo-la-pandemia/
https://mujerzona.com/ideas-para-tener-sexo-seguro-en-pandemia-2021/
https://mujerzona.com/intimidad-mujeres-y-alimentos-guia-completa-2021/


Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ultimas Entradas