Embarazo, los cambios en tu cuerpo – Guía 2021

Introducción

A lo largo de los nueve meses de embarazo el cuerpo de la mujer padece varias transformaciones para lograr atender las pretensiones del bebé que medra en su interior y prepararse para el parto.

Te explicamos mes a mes qué cambios se van a ir generando en tu cuerpo. Si sabes qué te espera, vas a vivir esta etapa tan gratificante de tu vida con mucho más calma.

Embarazo: Primer trimestre

Es una etapa fundamental en la que se forman los órganos vitales del bebé, aunque la tripa aún está poco abultada.

Primer mes

  • Los primeros síntomas pueden confundirse con el síndrome premenstrual: cansancio, tirantez en el pecho, incremento de la secreción vaginal, manía a ciertos alimentos, mayor sensibilidad olfativa o un extraño gusto metálico en la boca.
  • Desde el sexto día de retardo de la regla se puede realizar un test de embarazo. Si el resultado da positivo, conviene acudir lo antes posible a la solicitud del ginecólogo para confirmar que todo está bien.

Segundo mes

  • Las alteraciones de ánimo son usuales por la revolución hormonal que se está generando en la mujer.
  • El pecho ha crecido y duele un poco. En la areola se distinguen unos nódulos pequeños, llamados tubérculos de Montgomery.
  • Es probable que aparezcan náuseas y mareos, y que aumente la producción de saliva y la necesidad de orinar.
  • Muchas mujeres se sienten cansadas y precisan reposar más de lo frecuente. Es una defensa del organismo, que se prepara para el sobre esfuerzo que le espera en los próximos meses.
  • Ciertas embarazadas sienten un gran apetito, otras son inútiles de evaluar bocado y hasta pierden peso. Estas sensaciones remitirán conforme el cuerpo se ajuste a la gestación.

Tercer mes

  • El abdomen comienza a abultarse ligeramente. Llega el momento de dar un repaso al armario para escoger la ropa más cómoda.
  • Conviene comprar sujetadores más grandes y empezar a echar un vistazo a las tiendas premamá y dar rienda suelta a la ilusión. Las prendas ajustadas no son aconsejables porque pueden dificultar la circulación sanguínea.
  • Reduce la producción de la hormona gonadotropina coriónica, causante de las desagradables náuseas y los cambios en el apetito.
  • Las encías tienen la posibilidad de inflamarse y sangrar con sencillez gracias a los cambios hormonales. Es aconsejable hacerse una revisión odontológica.
  • En el final del mes vigente se han formado los órganos vitales del futuro bebé, que deja de nombrarse feto para recibir el nombre de feto. La madre puede estar sosegada. Ha pasado el intervalo de tiempo de mayor riesgo de malformaciones congénitas.

Embarazo: Segundo trimestre

  • Las molestias iniciales han desaparecido, se puede lucir la tripa y sentir las pataditas del bebé. Es la etapa más gratificante.

Cuarto mes

  • Las náuseas, los vómitos y el cansancio propio de los primeros meses suelen remitir tras la semana 12. La mujer se siente mucho más vital. La cintura ha desaparecido y las caderas han empezado a redondearse, pero la principiante tripa aún no resulta molesta.
  • Los pezones aumentan de tamaño y se vuelven más oscuros.
  • En el centro del abdomen suele aparecer una línea vertical de tono negruzco que se desvanecerá después del parto.
  • Los cambios hormonales tienen la posibilidad de oscurecer también las ubicaciones sensibles de la piel (pecas, lunares). Conviene evitar exponerse al sol o, si se hace, usar cremas con alto factor de protección.
  • La presión que ejercita el útero en el estómago puede empezar a entorpecer las digestiones y ocasionar estreñimiento. Es esencial comentarlo con el tocólogo y continuar sus sugerencias.

Quinto mes

  • Llega uno de los momentos más esperados del embarazo: la primera patadita del bebé. Suele notarse hacia la semana 20 de gestación, aunque las mujeres que tienen más hijos pueden percibir los movimientos fetales unos 15 días antes.
  • En la mitad del embarazo la respiración se hace más profunda y el ritmo cardiaco se acelera.
  • La tripa empieza a resultar evidente y hay que vestirse con prendas premamá.
  • Mayor retención de líquidos. Algunas mujeres notan una ligera hinchazón en brazos y tobillos.
  • El vello puede hacerse más abundante.
  • Mayor riesgo de gases por el estreñimiento.
  • Aumentos repentinos de temperatura con exceso de sudoración. Pueden combatirse tomando duchas frecuentes y vistiendo prendas de algodón.

Sexto mes

  • El volumen de la tripa se acentúa notablemente. El útero sigue creciendo y se extiende por encima del ombligo. La futura mamá ya no puede disimular su estado.
  • La piel de la barriga se estira y pueden aparecer picores. Se alivian aplicando crema hidratante, que también previene las estrías.
  • El ombligo puede sobresalir y quedar así hasta el parto. Luego volverá a normalizarse.
  • El niño crece deprisa y cambia de posición con frecuencia. La futura mamá siente sus movimientos.
  • El útero ya no cabe en la pelvis. Al extenderse, desplaza los intestinos y presiona ligeramente el hígado y el diafragma. Eso puede dar lugar a una sensación pasajera de ahogo.
  • La vejiga también está más oprimida. Vuelven las ganas de orinar más a menudo.
  • Los pezones pueden estar más sensibles, ya que se empieza a producir prolactina, la hormona que prepara los senos para la lactancia y estimula la producción de leche materna.

Embarazo: Tercer trimestre

  • El niño continúa creciendo y la tripa es cada vez más voluminosa. En las últimas semanas, el cuerpo de la madre se prepara para el momento del parto. La preparación a la maternidad ayuda a afrontar mejor la llegada del bebé.

Séptimo mes

  • Es el momento de empezar a preparar la canastilla por si el parto se adelanta y porque, a medida que avance la gestación, la madre se sentirá más cansada. Las relaciones sexuales pueden mantenerse mientras no haya contracciones y el ginecólogo no las desaconseje.
  • El útero se extiende por encima del ombligo y la barriga empieza a resultar prominente.
  • Pueden aparezcan molestias en la espalda.
  • La mujer puede sentir dificultades para respirar. El corazón ha de latir más deprisa para bombear la sangre hacia la placenta. Es normal sentir cansancio a veces.
  • Los cambios de humor, los miedos y la ansiedad suelen acentuarse. El parto está cerca y la preocupación por lo que va a pasar se refleja en los sueños.

Octavo mes

  • Quizá, el más incómodo. El bebé se ha colocado con la cabeza hacia abajo y cada día tiene menos espacio para moverse. La futura madre se siente más torpe y cansada.
  • Las molestias típicas de los últimos meses (dolor de espalda, acidez, estreñimiento…) se hacen más acusadas por el sobreesfuerzo. Es posible que la mujer haya engordado alrededor de 11 kilos.
  • Hacia la semana 36, el feto suele colocarse en la posición definitiva para el nacimiento: con la cabeza hacia abajo. Cuando ocurre, la embarazada puede sentir contracciones aisladas o dolores difusos en la parte baja del abdomen.
  • Pueden aparecer hemorroides provocadas por el estreñimiento y por la presión que ejerce la cabecita del bebé en la pelvis.
  • El niño puede nacer en cualquier momento, así que conviene aumentar el reposo y consultar con el ginecólogo antes de emprender un viaje. Algunos ginecólogos aconsejan tomarse ya la baja laboral.

Noveno mes

  • El embarazo entra en su recta final y los días parecen eternos. ¡Queda tan poco para conocer al bebé…!
  • Si el niño que viene en camino es el primer hijo, su cabeza desciende y se encaja en la pelvis preparándose para el nacimiento; si la mujer no es primeriza, este descenso podría producirse al inicio de las contracciones.
  • La tripa baja y disminuye la tensión sobre el tórax y el estómago. La mujer quizás necesite orinar más a menudo, por la presión que ejerce la cabeza del pequeño sobre la vejiga.
  • Algunas mujeres sienten una necesidad imperiosa de limpiar y ordenar. Es el llamado síndrome del nido: un supuesto instinto ancestral que mueve a las madres a dejarlo todo preparado para la llegada del bebé.
  • La fecha prevista del nacimiento es orientativa: puede tener lugar 15 días antes o después. Si en la semana 42 el niño no ha nacido, es muy probable que se decida provocar el parto.

Related Articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Ultimas Entradas