Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Dile «NO» a la retención de líquidos

5 trucos para combatir a este enemigo silencioso

Agua.
Es el antídoto mucho más básico de todos pero el más certero: tomar mucha agua. Cualquier experto al que le preguntes te dirá que lo mínimo es tomar 2 litros de agua cada día. «La eliminación de fluidos optimización la regulación de la matriz intersticial y la actividad de los fibroplastos, disminuyendo el edema, permaneciendo el tejido adiposo más nutrido y oxigenado», la directora de Cosmeceutical Center, Inmaculada Canterla, diplomada en Farmacia, especialista en Dermocosmética, Nutrición, Dietética y Medicina Antiaging. Por su parte, Felicidad Carrera apunta que hay que tener «precaución con ciertas aguas minerales que contienen grandes cantidades de sodio». Avisadas estamos.


Té verde.
«Si se toma cafeína por vía oral, por servirnos de un ejemplo tomar más de dos cafés o refrescos de cola al día, hace un endurecimiento de las arterias y un aumento de los escenarios de insulina en sangre, lo que transporta al organismo a almacenar los azúcares con apariencia de grasa y a retener líquidos», nos cuenta Inmaculada Canterla. ¿El perfecto sustituto? El té verde. «Incrementa el gasto metabólico y activa la combustión de las grasas impidiendo su acumulación en el hígado y las paredes de los vasos sanguíneos, gracias a su contenido en xantinas y polifenoles», recomienda la experta.


Stevia.
«El dulce además de convertirse en grasa, hace una reacción metabólica por la que el colágeno se regresa más rígido (proceso llamado glicación). La piel pierde solidez y la celulitis se abre paso con mayor facilidad», nos desvela Inmaculada Canterla. Pero no está todo perdido, la directora de Cosmeceutical Center tiene la solución: Stevia, «un endulzante natural que puede emplearse como opción alternativa al azúcar u otros edulcorantes artificiales, sin ninguna caloría y sin ninguna contraindicación como pueden tener en cambio la sacarina, él asparía, el ciclamato sódico, etcétera. Es muy diurética, logrando achicar kilogramos de sobra ocasionados por retención de líquidos. Además, da excelente resultados en personas con mala circulación sanguínea, con estreñimiento, hipertensas o diabéticas», acaba.


Omega 3.
Si bien «el organismo precisa una pequeña cantidad de grasa para lograr absorber determinadas vitaminas como la vitamina Y también, si se consume un exceso de grasas, se multiplica el nivel de radicales libres y, con ello, la humillación de las fibras de sostén de la piel y la consecuente aparición de celulitis», apunta Inmaculada. ¿Solución? «Reemplazarla por Omega 3 (salmón, sardinas…) en tanto que estos ácidos grasos esenciales funcionan como activadores de los genes que intervienen en la oxidación lipídica y la termogénesis», señala Canterla.


Evita la sal.
Inmaculada Canterla nos habla de entre las bestias negras de la retención de líquidos: la sal. «Tomar mucho más sodio del que el organismo necesita retiene agua (para disminuir su concentración en el cuerpo). Esto se traduce en retención de líquidos», contesta. Además, señala que «debemos eludir las comidas preparadas, los aperitivos (patatas fritas, cacahuetes, maíz tostado, palomitas…) o los artículos conservados en salazón, en los que la sal está en mucha cantidad. «Hay que descuidarse de los embutidos, los quesos, las conservas, los frutos secos, los pochoclos de maíz …», reitera Felicidad Carrera.


También te puede interesar:
https://mujerzona.com/rutina-para-tonificar-tus-gluteos-y-piernas/
https://mujerzona.com/flora-intestinal-una-grasa-bien-escondida/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *