Physical Address

304 North Cardinal St.
Dorchester Center, MA 02124

Aprende a llevar una bufanda este invierno 2022

Esos que llevan juntando mucho más semanas de la tendencia a sus espaldas recordarán esos tiempos parcialmente dudosos en los que las ayudantes a los desfiles posaban, en medio de las calles nevadas de Novedosa York, subidas en unos tacones de vértigo y con las piernas al desvisto. 

En frente de esa temporada en que las reconocidas parecían vivir sin temor al frío o a la congelación, a dios gracias en el street style comenzó a reinar la cordura. 

El día de hoy es viable hallar estilismos mucho más prudentes y acordes a los pocos grados que marca el termómetro. Tendencias como el pasamontañas ha contribuido a ello, al tiempo que la bufanda representa ese accesorio con la capacidad de trascender toda temporada.

En 2022, este complemento es una decisión reiterada entre las ayudantes a las semanas de la tendencia. La pauta vista en Copenhague es una de lo mucho más frecuente: ofrecerle algo de felicidad a la bufanda apostando por llevarla cruzada únicamente de un lado.

Alén de conjuntar colores, la apuesta pasa por llevar una en tamaño XL, prácticamente hasta el suelo, que añade cierto dinamismo en el momento de desplazarse.

De esta forma la llevaba, por poner un ejemplo, Darja Barannik, en color blanco sobre fondo de tonos neutros y con algunos toques de color verde, en shorts y bolso (de Bottega Veneta). Asimismo puede hacerse del revés, como Michelle Li: apostar por un look de punto en tonos azules y verdes, y equilibrarlo con un gabán en negro.

La otra forma de llevar bufanda en 2022 según el street style no puede ser mucho más fácil. Hablamos de atravesar los dos extremos de exactamente la misma. Pero en lugar de llevarlo a cabo por enfrente, la clave es que caigan a la espalda.

De esta forma fue retratada Lisa Aiken en un total look de colores grises que viene dentro por uno  pantalones chinos y un jersey oversize. Esta paleta cromática asimismo marcha a las mil maravillas con los tonos tierra, y se puede apostar por una bufanda que cubra asimismo relativamente los hombros, como vimos en Copenhague.

Fuente: Vogue.es


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.